OSWALDO DEL CASTILLO

El mes de mayo cierra con uno de los problemas más intensos que hayamos visto en mucho tiempo. El pico de la epidemia no logra vislumbrarse prontamente y la economía empieza a ser la prioridad para mantener la estabilidad social y económica de México. Agregando a lo anterior, la muerte del afroamericano George Floyd, el lunes 25 de mayo en Powderhorn, Minneapolis, EEUU, fue el detonante de una insurrección masiva en 21 estados y en más de 140 ciudades del país vecino del norte. Incluyendo protestas en varios países del globo terráqueo.

Si se le agrega la pérdida de más de 30 millones de empleos a ese país y la crisis económica generada por el contagio del virus con la enfermedad del COVID-19, presenta el caldo de cultivo ideal para generar una problemática del tamaño mundial. George Floyd, de 47 años, nativo de Houston, Texas, fue una víctima más del racismo exacerbado que priva en los Estados Unidos desde siempre, pero incentivado recientemente por la primacía blanca impulsada por el presidente Donald Trump.

Los cuatro policías involucrados Derek Chauvin, acusado de homicidio en tercer grado. Tou Thao, demandado por brutalidad policiaca, pagando una multa de 25 mil dólares. Thomas Lane y J. Alexander Kueng, estos dos últimos despedidos recientemente.

Los sucesos en los EEUU por abuso de la fuerza policiaca no son nuevos, existen 12 casos que han levantado a las masas estadounidenses a protestas y saqueos, recordemos a Trayvon Martin, el 26 de febrero de 2012 (BBC, News Mundo), estudiante negro de 17 años. Asesinado a tiros por George Zimmerman en Sanford, Florida.

Eric Garner, 17 de julio de 2014 (BBC, News Mundo), una muerte por asfixia una vez detenido.

Michael Brown, 9 de agosto de 2014 (BBC, News Mundo), dirigente del movimiento Black Lives Matter. De 18 años de edad, muerto en Ferguson, Misuri. Desencadenando protestas violentas.

Walter Scott, 4 de abril de 2015. De 50 años de edad quien recibiera tres impactos de bala en la espalda mientras huía del policía Michael Slagger, en North Charleston, Carolina del Sur, (BBC, News Mundo).

Freddie Gray, 12 de abril de 2015. A pocos días de la muerte de Walter Scott. De 25 años de edad, arrestado por portar un cuchillo en su bolsillo. Suponen que fue golpeado por los policías al ser internado en un hospital, (BBC, News Mundo).

Sandra Bland, 13 de julio de 2015. De 28 años de edad. Detenida en Texas Brian Encinia por una multa menor de tránsito, (BBC, News Mundo).

Philando Castile, 6 de julio de 2016. Baleado por el agente Jerónimo Yáñez por una infracción de tránsito parecida a la de Sandra Bland, (BBC, News Mundo).

Botham Jean, 6 de septiembre de 2018. De 26 años de edad, muerto en su propio departamento por el agente Amber Guyger, que se encontraba fuera de servicio, (BBC, News Mundo).

Atatiana Jefferson, 13 de octubre de 2019. Estudiante de medicina de 28 años de edad (BBC, News Mundo). Murió a tiros en Forth Worth, Dallas.

Breonna Taylor, 13 de marzo de 2020. Trabajadora de emergencias médicas de 26 años de edad. Muerta en Louisville, Kentucky, (BBC, News Mundo).

Ahm a ud Arbery, 23 de febrero de 2020. De 25 años de edad. Muerto en la ciudad Brunswick, Georgia. Por un ex policía Gregory McMichael, de 64 años, y su hijo Travis, de 34, (BBC, News Mundo).

Esas muertes son sin duda los pendientes de una sociedad altamente clasista, discriminatoria y racista que no ha podido trascender el color de su piel ni la pobreza de su población más necesitada. La primacía blanca se enseñorea de una diferencia humana considerada por ellos y para ellos como el privilegio omnipotente, haciendo menor a los que no son iguales a ellos, en los términos humanos.

Una confrontación entre desiguales, por así decirlo, puede llevarnos a los mexicanos a vivir algo parecido a lo que ellos viven, sin tener siquiera una historia parecida a la de ellos, simplemente por contagio social, y por creer que las personas son distintas.

Atte.

Dr. Oswaldo del Castillo Carranza

Responsable