davila

M. FERNANDO DÁVILA

Si revisamos las redes sociales de las cámaras legislativas de nuestro país, además de las de algunos órganos descentralizados, la misma Suprema Corte de Justicia y sí también volteamos a algunas organizaciones locales, veremos fotos de los responsables de esas dependencias en videoconferencias.

Una ligera búsqueda en los perfiles de todas las instituciones educativas nos indica que todos los cursos actualmente se desarrollan en el modelo a distancia, a través de videoconferencias.

Algunos empresarios, conferencistas, y hasta especialistas de lo que recientemente se ha denominado couching”,también ofrecen sus servicios, consejos y tips muchas veces con un costo de inscripción, a través de videoconferencias.

Webinar”, (conferencia web) es un término que veremos constantemente no sólo en la publicidad de escuelas, sino en muchos otros campos de la docencia y la capacitación, sobre todo la laboral y de alguna especialidad, pues ahora el conocimiento se transmite es a través de una videoconferencia.

Ante esta realidad que llegó para quedarse lo mínimo que considero debemos hacer es tener conocimiento de cómo se organiza una videoconferencia, de cuáles son las aplicaciones, herramientas o programas que intervienen, además del obvio internet, para poder llevarlas a cabo de una manera, por decir lo menos, “correcta”.

De ninguna manera es intención personal emitir un juicio de valor sobre la eficiencia, calidad y herramientas que ofrecen las distintas aplicacionespara realizar videoconferencias, pero creo que sí es necesario mencionarlas para que en determinado caso que no se conozcan, la semana que inicia se pueda dar un recorrido virtual sobre su funcionamiento.

Considero que la aplicación más usada en los campos de la educación es la denominada “Zoom”, su principal característica es el número de usuarios simultáneos que en la opción gratuita es de 40 y en la de paga de 100 hasta más de mil, dependiendo del paquetea contratarles; se pueden agendar reuniones con muchos días de antelación y para evitar que se conecten no invitados se puede generar una contraseña. Lo malo de este programa es que ha sido señalado por algunas autoridades cibernéticas de que tienen muchas fallas de seguridad y que a las reuniones pueden filtrarse piratas a robar datos personales o incluso a alterar el orden de una plática.

La siguiente aplicación a la que quiero referirme se llama “WebEx (Cisco Webex)” que en términos generales es muy similar a Zoom, pero sus ofertas en torno a su uso de manera gratuita es más amplio en cuanto al número de participantes y el tiempo de cada reunión virtual, aparentemente tiene una plataforma muy básica si la comparamos con la anterior, pero realmente es cuestión de conocer las opciones y con ella se pueden llevar a cabo reuniones tan extensas en tiempo y usuarios como imaginemos. CixcoWebex es la aplicación que se usa en el Senado de la República y a través de la cual se han llevado a cabo las últimas comparecencias de funcionarios y de las que han denominado sesiones a distancia de la Comisión Permanente.

La última herramienta a la que haré mención es la de “Sala” de Facebook, en la que cualquier usuario de esta red social puede simple y sencillamente organizar una videoconferencia e invitar a sus contactos a participar. 

La opción que ofrece Facebook es la más básica y sencilla, sirve únicamente para hacer videoconferencias grupales, mientras que Zoom y WebEx están más diseñadas para el trabajo o la educación, pues permite a través de la misma plataforma conversar con los integrantes de cada reunión, intercambiar documentos y en determinado caso, compartir la pantalla de toda la computadora del presentador si es que hace una exposición con plantillas de Power Point y la joya de la corona de estas herramientas, radica en la posibilidad de descargar al final, el archivo con toda la junta o reunión.

Casi a mitad del año 2020 todos los que tenemos un teléfono celular con internet usamos la aplicación WhatsApp como medio de comunicación principalmente escrito, pero como esta App, hay varias más en el mercado, considero que con las mismas opciones y funciones generales, pero con otras aplicaciones particulares, como Telegram o WeChat.

El WhatsApp actual es una evolución considero yo, del “Messenger” de Hotmail de finales del siglo pasado y una re-evolución de lo que en su momento fue el “PIM” de Blackberry.

Ahora tenemos videoconferencias, ahora, considero que es un muy buen momento para que podamos conocer las diferentes aplicaciones y sacarles el mayor provecho posible, independientemente del campo profesional en el que nos desarrollemos.

Considero que lo que debemos hacer a la brevedad es tomarnos muy en serio nuestra participación activa en aplicaciones de comunicación a distancia, que le dediquemos el tiempo y el espacio a cada reunión. Si todos nos aseamos y vestimos acorde siempre que vamos a salir a trabajar, debemos hacer lo mismo siempre que vamos a salir en una videoconferencia, sugiero que cuidemos nuestra imagen digital y el espacio de la plática al que tendrá acceso nuestra cámara, no nos vaya a pasar como al periodista español que en un enlace en vivo apareció detrás una mujer en paños menores que no era su esposa, acción que le costó no sólo el divorcio, sino el desprestigio público.

O como a acontecido en reuniones virtuales que he seguido en México, ya sea de legisladores, de magistrados o consejeros de Órganos Autónomos, que por no saber usar la tecnología se les ha descubierto en llamadas personales que se hacen públicas por no apagar el micrófono de la computadora o hasta interrupciones fuertes por el ruido de mascotas o señalamientos de distracciones en el seguimiento del uso de la palabra.

Las videoconferencias como muchas herramientas de trabajo y ahora de la nueva convivencia las podremos usar de mejor manera con la técnica y conocimiento adecuado.

Especialista en comunicación Institucional 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@FernandoDavilaP